Páginas

domingo, 16 de octubre de 2011

NADAR EN LA CASTELLANA

Tras la desilusion del ultimo domingo, esta semana ha sido de reciclaje mental y hoy era el día de reencontrarme de nuevo con las carreras, con el crono y con las buenas sensaciones. Así lo presagiaba el alto grado de concentracion que he tenido desde el domingo hasta ayer mismo.
Madrugon para sacar a Ron y Valentina, desayuno casero y en busca de una marca cercana a los 5`/km, previendo hacerlos un poco por encima.
Estrategia, regular en las cuestas abajo y conservar el ritmo en torno a cinco en las numerosas y continuadas cuestas arribas de este perfil que ya conocía y que sabia que tenía cuesta arriba continua desde los 3 hasta los 7, con algun repecho largo del 7 al 10.
Desde que he salido, desde antes incluso, he estado completamente concentrado en mí mismo y en mi ritmo, en el ritmo de carrera que tenia que llevar. Paso por la alfombra de salida, cuatro años despues de la ultima vez y hago el primer kilometro adelantando gente por el tapon inmenso que se ha formado y que me ha hecho perder algunos segundos.
De ahí en adelante, y hasta el 6 mantengo el crono siempre bajando de los 5´/km, y pensando en todo momento en mi retirada del domingo pasado. Mientras los otros 8000 participantes corrían, servidor daba brazadas estilo crol como un campeon mientras bajaba por Serrano y enfilaba la Castellana arriba. Os aseguro que ha sido glorioso, he dado vuelta a las boyas, he llegado al embarcadero y he vuelto a lanzarme al agua para enfilar esa segunda vuelta que nunca hice, ya con la seguridad de llegar a buen puerto (y nunca mejor dicho), todo ello en mi cabeza, claro está.
Enfilo la cuesta de Alberto Alcocer. Hace cuatro años, se me hizo un mundo. Hoy la he subido con las piernas fortisimas, aqui creo que se nota la bicicleta que he metido en el ultimo mes y las sesiones de cuestas y series, y aunque llevo las pulsaciones altas, las mantengo muy bien, igual que el ritmo, que aun en las cuestas arriba se mantiene por debajo de los 5'/km, o levemente por encima en los peores momentos.
A partir del km 8 me lanzo estirando la zancada y me aseguro de que el crono va a estar por debajo de los 50 minutos. Llego con mucha fuerza y muy fresco entrando en meta acelerando según mi forerunner en 48:45. Acojonante.
Hasta que he llegado a casa creí que era mi mejor marca personal, pero revisando he visto que tengo un 46:47 en la intercampus del 2007, y que la de hoy era en realidad mi segunda mejor marca en un 10.000, aunque esta vez con un perfil mucho mas ondulado y a unas alturas muy tempranas de la temporada, puesto que la intercampus es alrededor de febrero, toda cuesta abajo y la hice con mucho kilometraje acumulado aquel año de cara a mi preparacion del maraton de abril.
Por tanto, se puede decir que estoy en mejor forma que en aquel glorioso 2007, y a comienzo de la temporada. Si las lesiones respetan y puedo entrenar debidamente, creo que puedo llegar a estar en unos cronos muy decentes para tener 42 primaveras.
Mentalmente me hacia falta lo de hoy. Ha sido refrescante y supermineralizante. Y me deja con unas ganas de entrenar y de mejorar, que no he tenido nunca.
La primera carrera de esta etapa adulta a la que me inscribí, fue un CSIC en el 2006 creo recordar. Amanecio lloviendo a mares y me quede en casa. Hoy, ha sido como volver atras en la maquina del tiempo para poder realizar un comienzo como uno desea. Que siga así.

4 comentarios:

Ana dijo...

Y que nosotros lo veamos. Me alegro un montón :)

Javier HG. dijo...

esas sensaciones iran a mas...que cojones...a mucho mas... tienes que empezar a ponerte pequeños retos o grandes, segun se deseen..

un abrazo Miguel.

Melisa dijo...

:)))

mayayo dijo...

Bravoooo, como en cierta película cuanto mas pasa el tiempo más joven y lozano está nuestro protagonista :-)

Un brindis por esta temporada que acaba de empezar, Maese elmo. Esto promete!