Páginas

lunes, 10 de octubre de 2011

FRACASO ABSOLUTO

De todas las cronicas que he hecho de mis carreras y de mis incursiones en otros mundos que no son los mios, esta es sin duda la mas amarga de todas y la que me ha dejado un peor sabor de boca.
Recuerdo con angustia los peores kilometros de aquel maraton de Madrid del 2008, en el que solo a fuerza de voluntad recorri los ultimos 21 km como pude para llegar a la meta y aun no sé como vencí una y otra vez el deseo de mi cuerpo de abandonar. No creí que volviese a tener una mala sensacion deportiva similar, pero desde luego ayer, vívi una situacion, que me supero con creces.
Tras los preparativos y una sorprendente falta de nervios, me dispongo a dejar la bici en el box, las zapatillas de bici, las de correr, el dorsal,...todo en su sitio, tengo el orden de los movimientos memorizado y vamos para el agua.

Desde que tenía 21 años, una hernia discal me obligo a nadar sin medida. Un día hice 10 largos de manera autodidacta, otro 20, sin darme cuenta hice 100 y despues estaba una hora en la piscina, viendo aquellas interminables baldosas blancas y azules. Los movimientos de natacion los he repetido mil y una veces, no pensaba de ninguna manera estrellarme en este sector, que todos dicen que es el que mas cuesta.

Error. Dan la salida. Yo, que he decidido esperar a que la gente salte, me tambaleo en el pantalan flotante, como consecuencia del impulso de los demas, y dos segundos despues me tiro al agua, mirandome el ombligo como me habian dicho para evitar que se me movieran las gafas. Bien, no se me han movido, puedo empezar a nadar, sin embargo, la temperatura del agua, bastante mas fria de lo que esperaba, me da como un mazazo en los biceps y los cuadriceps. No consigo meter la cabeza en el agua y soltar el aire con fluidez, es mas casi no recuerdo ni haberlo intentado, de repente y a pesar de mis muchas horas de piscina a lo largo de mi vida, mi cabeza quiere salir y nado unas decenas de metros con la cabeza por fuera, con un sobreesfuerzo estupido por mi parte, sin capacidad paraconcentrarme en el movimiento aprendido durante años. Las boyas se me antojan patibulos y de repente me doy cuenta de que no meto aire en los pulmones. Trago un poco de agua. Dos brazadas. Nuevo trago. Los brazos se me entumecen, no puedo levantar el brazo derecho y el izquierdo se mueve estupidamente dentro del agua. A partir de ahí solo recuerdo, volver la cabeza y levantar el brazo buscando la barca.

Los bomberos me llevan a la orilla y recorro el pantalan en direccion inversa. Al llegar al borde uno de los oficiales me arranca el chip del tobillo como se hace con los oficiales degradados y sus corrompidos galones. La vergüenza.

Como en casa, tras el recorrido infame del vencido, cojo la bici y me voy. Llego a San Martin de la Vega, 16 km. Vuelvo 32, Me vuelvo a San Martin y vuelvo a Perales. 64 km, bebo medio litro de isotonico y me cambio de camiseta y pantalon en el coche y me pongo a correr, no quiero parar pero a los 4 km me doy cuenta de que estoy haciendo una estupidez, que me va a pasar factura y que si sigo no podre entrenar en una semana o aun peor me lesionare.
Me ducho con agua fria. Es solo por sentir el frio de nuevo, quiero saber que puedo soportarlo, aun no entiendo lo que me ha pasado. Lo hubiese entendido en el mar, hubiese sido previsible incluso, pero no aqui.
Solo puedo decir, que no me voy a quedar así, que en unos meses, cuando la temporada de triatlones vuelva, yo haré mi primer triatlon, aún no sé como, ni cuando, ni como entrenar esa parte de mí que ha fallado, pero que entre largos de piscina, kilometros de asfalto y rodajes en bicicleta descubriré defectuosa y corregire.

9 comentarios:

Jose Ignacio Hita Barraza dijo...

Un fracaso absoluto sería ni siquiera intentarlo, como diría Chiquito: una mala tarde la tiene cualquiera! Para la próxima temporada lo consigues seguro y leerás esta crónica descojonándote de risa!

Un abrazo y si puedo ayudarte con algo ya sabes donde encontrarme, ánimo!!!

Cartier dijo...

Seguramente tendrías(tendríamos) que haber calentado algo más y habernos mojado un poco con el agua, para que no nos diese "el golpe". En cada triatlón se aprende algo. Yo estuve a punto de pegarme un piñazo por no asegurarme de tener la rueda delantera bien apretada. Tuve la suerte de mirar y parar para apretarla en carrera...

Si algo he aprendido en este mes desde mi debut en este trideporte es que tiene un millón de detalles que cuidar y que es muy fácil que "algo pase".
Lo que nunca puede pasar es que se nos quiten las ganas ;)

Mucho ánimo!!!

Javier HG. dijo...

no pasa nada Miguel.... mas pronto que tarde, cumpliras perfectamente con el TRI.... asi que... a por el siguiente ANIMO.

UN ABRAZO

ELMOREA dijo...

Gracias chicos, no me quedo sin ganas, al contrario, ahora tengo mas ganas que nunca, os lo puedo asegurar, la mitad de mí procede de lo mas profundo de Aragon, no os digo mas....

Ana dijo...

Jo, Miguel, ya me extrañaba no leerte nada en FB. Yo estaba apuntada a este tri, pero tuve reunión en casa y mis amigas se quedaron a dormir, veo que me libré de una buena. Es que lo de poner triatlones en octubre en Madrid...

Yo tengo unas cuantas espantás tremendas por la cosa del agua (Hita puede dar fe) que me provocaron el mismo sentimiento que tienes tú ahora. Da muchísima rabia, lo sé. Estoy segura de que el año que viene vas a triunfar (y te sabrá mejor que si te hubiera salido bien a la primera, ya lo sabes).

Bien por la honestidad con la que lo has contado. Mola.

Tenemos pendiente lo del carril bici de Colmenar, para cuando quieras.

Melisa dijo...

Que te voy a decir que tú no sepas en ese fondo aragonés que tienes. La siguiente podrás. No pone en ningún sitio que tenga que ser a la primera. Con que sea, será bastante.

Jaime dijo...

De fracaso nada.
A olvidarlo como todas las malas sensaciones que se han tenido en el pasado y a seguir para adelante, que bastante problemas hay con el trabajo como para comernos el coco con el deporte.
Menos mal que da muchas más alegrías que disgustos.

ELMOREA dijo...

Gracias Ana, Melisa y Jaime. Empieza una nueva epoca, la de aprender a nadar...y pronto vendrá el desquite, de aquí a como mucho un año

mayayo dijo...

Quería dejar pasar unos días para ver si estás menos amargo ya, y creo que así es.

Cierto, ha salido mal el debut pero por el camino has conocido cosas bonitas y has descubierto otras nuevas dentro de ti, no?

Aunque a mí me llenen los montes y no le vea aliciente alguno al TRI, estoy seguro que puede ofrecerte muchas horas, meses, años de diversión. Y yo que lo vea.

Un abrazo, oh querido nadador mais torpe de mondo ;-)