Páginas

miércoles, 4 de abril de 2012

LA HOJA EN BLANCO


Si hay algo que me produce un escalofrió de placer desde que era un chaval es un papel en blanco.
Me gusta la página derecha de los cuadernos. Virgen, sólida. Incólume.
Cuando, en el colegio había que volver la página, para escribir por detrás, la sensación era desalentadora. Esa página, traslucía los garabatos inversos que a la vuelta, ya no parecían tan atrayentes, y más bien se convertían en sucios renglones que estropeaban el manto blanco del papel sin contar.
Ahora, ya mayorcito, -por no decirme a mí mismo algo más hiriente- me sigue encantando ese papel en blanco. Un montón de diez o veinte folios. Ordenados. Esperando que yo, con un delicioso bolígrafo deslice mi mano sobre él para quitarle un polvo inexistente y lo mancille con ideas, dibujos, notas, proyectos.
La calle, la carretera, el camino, ahora, son un papel en blanco, y si me apuras la vida también lo es. De alguna manera, cuando me calzo las zapas, está por escribir, por correr, por sudar, por contar. Cada día diferente. Siempre blanco, sí. Siempre igual, si. Pero nuevo, siempre esperando ser la pagina derecha de un cuaderno infantil.
Ahora, tras la fascitis,(o aún en medio de ella, todavía no lo sé), tras el parón que la vida te va obligando a dar, veo la calle y miro adelante, y la perra corredora a mi lado, casi desfilando, y una larga recta ante mí. Ya no me importa cuantos kilómetros tenga. Ahora sé que puedo recorrerla.
Hoy, le daré la vuelta a la hoja y volveré a estrenar una hoja derecha. Hoy saldré a correr.

PD: Viene a cuento todo esto por aquello de que estoy inscrito en el maratón pero sé que no puedo correrlo. El maratón de Madrid, este año, tiene una versión de 10 km que, sé que puedo asumir con tranquilidad, con calma. Pero cierro los ojos y visualizo ese momento en el que un tropel de corredores, tras pasar el arco de los 10 km continua corriendo. Y yo tendría que parar, queriendo seguir. Y no sé si debo empezarlos.

2 comentarios:

mayayo oxigeno dijo...

Curioso, se parece extrañamente a la ansiedad del artista ante la página en blanco.

¿Será que eres un artista esperando salir del armario dorsal al pecho para llegar hasta el Retiro?
Perversiones más extrañas se han estudiado.

Miranda Zegarra dijo...

Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.

Si estás de acuerdo házmelo saber.

PD: mi email es: miranda.zeg1@gmail.com